AGRICULTURA SELVATICA

Por Jorge Arbeleche

AGRICULTURA SELVATICA toma su nombre, precisamente de la SELVA y más concretamente aún de nuestra SELVA MISIONERA (Argentina), ¿suelos rojizos por su alto contenido de arcillas y casi totalmente carentes de materia orgánica (si tuvieran un alto contenido de materia orgánica su color sería distinto) y entonces como se explica semejante lujuria vegetal? ¿De dónde salen todas las nutrientes que alimentan a toda esa masa vegetal?

AGRICULTURA SELVATICA está enfocada a la transformación de pobres suelos ganaderos en donde se obtienen entre 300 a 400 kilogramos de carne por hectárea (como cría vacuna) en excelentes suelos agrícolas productivamente hablando con cosechas de nueve a diez mil kilogramos de maíz por hectárea o cinco o seis mil kilogramos de soja también por hectárea.

Ejemplos muy reales son los suelos característicos de la cuenca del Río Salado en provincia de Buenos Aires Argentina o las del Arroyo del Medio, límite entre las provincias Argentinas de Buenos Aires y Santa Fe, denominados “Suelos Overos” o “Suelos Charqueados”, o “Suelos con manchones negros y blancos” o como los definía mi amigo y socio el genial Ingeniero Agrónomo Jorge S, Molina “Suelos de días domingos” porque el sábado no se podían trabajar por estar llenos de agua, se dejaban para el lunes y tampoco se podían trabajar por estar muy duros y el día que sí se podía eran los domingos.

Edafológicamente son suelos muy difíciles y que a sus propias y características condiciones naturales han sido empeoradas por el mal uso dado por lo seres humanos, son suelos que un su inmensa mayoría están ubicados en la pampa húmeda o pampa ondula Argentina y que se estima una superficie superior a una diez millones de hectáreas.

Estos “Suelos Overos”, o “Suelos Charqueados”, o “Suelos con manchones negros y blancos” o “Suelos de días domingo”, son suelos cuyo valor actualmente rondan entre los u$a 3000,00 a 4000,00 por hectárea y se transforman en suelos de una valor de alrededor de los u$a 13000,00 por hectárea y esto es tan así por la fenomenal transformación física y química de los mismos y todo por acción de la AGRICULTURA SELVATICA y esta transformación insume entre tres a seis años según el estando edafológico de los mismos y las condiciones climatológicas imperantes en la zona.

AGRICULTURA SELVATICA cuando logra desarrollarse plenamente, “NO” mueve el SUELO por ningún motivo, obviamente en AGRICULTURA PERMANENTE HASTA EL INFINITO, “NO” usa ningún tipo de herbicidas, ni fungicidas, ni insecticidas, ni fertilizantes, ni bioinsumos, ni bio fertilizantes, ni compostaje, ni bocachi, ni plantas modificadas genéticamente, desde 0,5 hasta miles y miles de hectáreas y con una mínima e insignificante inversión por hectárea si se las quiere comparar con cualquier agricultura industrial y mucho más aún cuando hablamos del gigantesco y monumental aumento del capital invertido (tenemos toda la documentación que avalan, comprueban y demuestran la fenomenal potencia de la NATURALEZA instrumentada y llevada a cabo por nuestra AGRICULTURA SELVATICA).

El sabio, inteligente y muy correcto manejo de increíbles y poderosísimas plantitas salvajes como son RAMA NEGRA CONYZA BONARIENSIS” y VERDOLAGA “PORTALUCA OLERACEA”, las dos plantitas que primero aparecen, posteriormente aparecen POAS “POS sp.”, ESPOROBOLUS “SPOROBOLUS INDICUS”, PASTO MIL “PASPALUM DILATATUM” y RAY GRASS “LOCIUM MUCTIFLORUN“ y cuando finalmente aparecen las dos últimas y también poderosísimas plantitas como son la QUINOA “CHENO PODIUM ALBUN” y el YUYO COLORADO “AMARANTHUS QUITENSIS” bien podemos decir que toda la transformación se pudo concretar exitosamente, es decir, habremos logrado obtener “AGRICULTURA SELVATICA”. Estos fenomenales resultados son el resultado por el sabio, inteligente y muy correcto manejo de estas increíbles y poderosísimas plantitas salvajes que se interrelacionaron muy estratégicamente con ocho plantas que se le agregan (ocho en total) en el momento adecuado y muy oportunamente.

Esto fue el detalle de la flora y ahora seguimos con la fauna y los primeros bichitos que aparecen son el BICHITO BOLITA “ONISCIDEA” y un cien pies de un centímetro y medio de largo rojo y negro que nunca se pudo identificar, posteriormente aparecen el GUSANO BLANCO o BICHO TORITO “DILOBODERUS ABDERUS”, LOMBRICES “LOMBRICUS SP”, RATON DE CAMPO “APODEMUS SILVATICUS”, CUICES “CAVIA APEREA”, HURONES “GALICTIS CUJA”, COMADREJAS “DIDALPHIS ALBI VENTRIS” “PICA CAUDATA”, URRACAS “PICA PICA”, CHIMANGOS “PILALCOBENUS CHIMANGO”, LECHUZAS “TYTO ALBA”, TEROS “VANELLUS CHILENSIS”, PERDICES “NOTHURA”, PELUDOS “OHAETOPHRACTUS VILOSUS”, ZORROS “LYCALOPEX GIYMNOCERCUS”, LIEBRES EUROPEAS “LEPUS EUROPAEUS”, CARANCHOS “CARA CARA PLANCUS” y miles de arañitas de todo tipo imposibles de identificar.

En AGRICULTURA SELVATICA nuestro objetivo es el inerte e infértil “MANCHON BLANCO”. El “MANCHON NEGRO” solo aporta la fauna que el “MANCHON BLANCO” no tiene, de tal manera cuando llegamos al final, cuando AGRICULTURA SELVATICA se pudo concretar finalmente, toda la superficie del lote en transformación tendrá la misma fertilidad, no habrá diferenciación entre “MANCHONES BLANCOS” y “MANCHONES NEGROS”. Es un clarísimo ejemplo de que como puede el ser humano mejorar y potenciar a la “NATURALEZA” siguiendo estrictamente todas sus normas y leyes.

AGRICULTURA SELVATICA no se enseña en ninguna Facultad del mundo.

Jorge Mario Arbeleche

Celular: 011 37 04 52 16 y whatsapp

E-mail: agriselfo@yahoo.com.ar

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top