Error, active la ejecucion de scripts para visualizar este sitio

 
 
La era detox
 
 
 

No slo de los hbitos alimentarios, individualizados ya hasta tal punto que resulta prcticamente imposible reunir a ocho personas en torno a una mesa para comer un mismo men. Sino del consumo en general: la vestimenta, la decoracin, el aseo, los electrodomsticos, los fetiches culturales (libros, deveds, ceds), etc. Todas aquellas cosas que hasta hace poco se acumulaban en nuestros hogares como seales ms o menos mediocres de xito social y de opulencia (y hasta cierta medida, de identidad), ahora sentimos que nos asfixian. La nueva tendencia es a la reduccin, al desprendimiento, al despojo, a la supresin, a la eliminacin... En suma, a la desintoxicacin. Al detox, pues. Como si comenzara el ocaso de la sociedad de consumo -establecida en torno a los aos 1960 y 1970- y entrramos en lo que se empieza a llamar la "sociedad del desconsumo". Se podra objetar que las necesidades vitales de consumo siguen siendo inmensas en muchos pases en vas de desarrollo o en las reas de pobreza del mundo desarrollado. Pero esa realidad indiscutible no debe impedirnos ver este movimiento de "desconsumo" que se expande con un mpetu cada vez ms intenso. Por otra parte, un estudio reciente, realizado en el Reino Unido, indica que desde el principio de la revolucin industrial, las familias iban acumulando bienes materiales en sus hogares a medida que sus recursos aumentaban. El nmero de objetos posedos traduca su nivel de vida y su estatus social. As fue hasta 2011. Ese ao se alcanz lo que podramos llamar el "pico de los objetos" (peak stuff). Desde entonces, el nmero de objetos posedos no deja de reducirse. Y esa curva, en forma de "campana de Gauss" (con aumento exponencial mientras sube el nivel de vida y que luego, despus de un periodo de estabilizacin, desciende en las mismas proporciones), sera una ley general. Hoy se estara verificando en los pases desarrollados (y en muchas zonas opulentas de Estados del Sur), pero maana tambin reflejara la inevitable evolucin en los pases en desarrollo (China, la India, Brasil).

La toma de conciencia ecolgica, la preocupacin general por el medio ambiente, el temor al cambio climtico y, en particular, la crisis econmica del 2008 que con tanta violencia golpe a los Estados ricos, han influenciado sin duda esta nueva austeridad zen. Desde entonces se han divulgado por las redes sociales muchos casos espectaculares de detox anticonsumista. Por ejemplo, el de Joshua Becker, un estadounidense que decidi hace nueve aos, con su esposa, reducir drsticamente el nmero de bienes materiales que posean para vivir mejor y lograr la calma mental. En sus libros (Living with Less, The more of Less) y en su blog "Becoming minimalist" (www.becomingminimalist.com/), Becker cuenta: "Limpiamos el desorden de nuestra casa y de nuestra vida. Fue un viaje en el que descubrimos que la abundancia consiste en tener menos". Y afirma que "las mejores cosas de la vida no son cosas".

Aunque no resulta fcil desintoxicarse del consumo y convertirse al minimalismo: "Comience poco a poco -aconseja Joshua Fields Millburn, que escribe en el blog TheMinimalists.com-, intente desprenderse de una sola cosa durante 30 das, comenzando por los objetos ms sencillos de suprimir. Deshgase de las cosas obvias. Empezando por las que claramente no necesita: las tazas que nunca usa, ese regalo horrendo que recibi, etc.".

Otro caso clebre de despojo voluntario es el de Rob Greenfield, un norteamericano de 30 aos, protagonista de la serie documental "Viajero sin dinero" (Discovery Channel) quien, bajo el lema "menos es ms", se deshizo de todas sus pertenencias, incluso de su casa. Y anda por el mundo con slo 111 posesiones (incluyendo el cepillo de dientes)... O el de la diseadora canadiense Sarah Lazarovic, que pas un ao sin comprarse ropa y cada vez que tena ganas de hacerlo, dibujaba la prenda en cuestin. Resultado: un bonito libro de bocetos titulado Un montn de cosas lindas que no me compr. Tambin est el ejemplo de Courtney Carver, que propone en su pgina web Project 333 (https://bemorewithless.com/project-333/), un desafo de bajo presupuesto invitando a sus lectores a vestirse con slo 33 prendas durante tres meses.

En la misma lnea est el caso de la bloguera y youtuber francesa Laetitia Birbes, 33 aos, que se hizo clebre por su desafo de nunca ms volver a comprarse ropa: "Yo era una consumidora compulsiva. Vctima de las promociones, de las tendencias y de la tirana de la moda -dice-. Haba das en que llegaba a gastarme quinientos euros en prendas... En cuanto tena problemas con mi pareja o con los exmenes, compraba ropa. Llegu a integrar perfectamente el discurso de los publicitarios: confunda sentimientos y productos...". Hasta que un da decidi vaciar sus armarios y regalarlo todo. Se sinti libre y ligera; liberada de una carga mental insospechada: "Ahora vivo con dos vestidos, tres bragas y un par de calcetines". Y da conferencias por toda Francia para ensear la disciplina del "cero basura" y del consumo minimalista.

El consumismo es consumir consumo

Es una conducta impulsiva donde ya no importa lo que se compra, importa comprar. En realidad, vivimos en la sociedad del desperdicio, desperdiciamos abundantemente. Frente a esa aberracin, el minimalismo de consumo es un movimiento mundial que propone comprar slo lo necesario.

 
<<Volver
 

 
30Dias
 
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
 
Periódico 30 Días On Line - Publicación Mensual
Diseño web:
  www.30diasonline.com.ar JB Studio