Error, active la ejecucion de scripts para visualizar este sitio

 
 
La epidemia de la riqueza
 
 
 

Segn el Informe Riqueza Global 2017 que se conoci este mes, las personas ms ricas del mundo aumentaron sus fortunas del 42,5% en el peor momento de la crisis financiera iniciada en 2008, al 50,1% en 2017. Mientras que la desigualdad se ha incrementado en el mundo. En frica, la regin Asia-Pacfico y Amrica Latina, los pronsticos para el prximo lustro no son nada favorables.

Aunque los sospechosos de siempre, de adentro y de afuera, sigan anunciando un mundo feliz y la OMC diga que todo se soluciona con ms apertura comercial, a nosotros tambin nos comprenden esas generales de la ley, y los ms pobres siguen incrementndose.

Evidentemente la epidemia de la riqueza sobrevuela el Planeta, poniendo en riesgo la vida de millones de personas, para la cual, las terapias, tratamientos y los servicios mdicos existentes son prcticamente intiles.

Los dirigentes, funcionarios y los medios de comunicacin, en contadas ocasiones hacen referencia al tema, y en esas raras veces, en una confusin no casual, sealan a la pobreza como el origen de los todos los problemas.

En el caso estamos en presencia de una epidemia perversa, cuyos efectos son sentidos en una proporcin catastrfica de la raza humana, la que avanza a pasos agigantados segn surge del informe referido.

En toda epidemia, como prevencin se debe aislar a los causantes, estableciendo medidas de descontaminacin y desinfeccin urgentes.

Lamentablemente en este caso se margina a los que la padecen, atribuyndole el carcter de una plaga, o que a un castigo divino por una conducta pecaminosa y las terapias que se ensayan son ms de lo mismo, como las leyes de reformas del sistema jubilatorio, laboral e impositivo.

La mayora de los gobiernos evitan dar la voz de alerta ante la catstrofe, lo que vuelve ms riesgosa la situacin, por cuanto ante la falta de informacin la gente no acta en forma preventiva y sucumbe ante la misma. Algunos estn convencidos que es imposible evitar la expansin de esta plaga mortal para la poblacin, que vaya paradoja siempre afecta a los ms desprotegidos.

Entre los cortesanos del gobierno, se extiende la pleonexia, palabra griega que se designa el apetito insaciable de poseer bienes materiales, ligada a la vanidad, el egosmo, el sentirse el centro del mundo y acaparar todo, como vemos a diario, con total desprecio de los ms dbiles.

Platn lleg a considerar a la pleonexia como una verdadera "enfermedad moral".

Los portadores de este virus peligroso, no son difciles de hallar, simplemente basta ojear revistas como Forbes, Fortune, Business Week, Caras y tantas otras similares, o entre las listas de amigos y parientes del elenco gobernante, que se blanquearon y se empiezan a conocer en contados medios de comunicacin.

Los organismos impositivos estatales tambin los conocen, pero poco hacen para neutralizar sus efectos, apandolos con blanqueos a la medida de sus ilicitudes. Las hambrunas, la violencia, la falta de educacin y salud, la contaminacin, las malformaciones, la condena a muerte de nios, an antes de nacer y las jubilaciones pauprrimas, son su consecuencia directa.

Nos han hecho creer, que como mandato divino la sociedad se divide entre ricos y pobres, para ocultar que la grieta es entre enriquecidos y empobrecidos, por lo que para que existan unos pocos enriquecidos, debe haber muchos que se han empobrecido por orden de aquellos.

Tal vez los economistas deberan revisar sus postulados y entender que no se puede resolver el problema de la pobreza sino se ataca a la riqueza, todo lo dems es cuento chino. Creo que los mejores remedios para estos males, estn en la poltica y la ideologa, pero estn escaseando y no se encuentran en ninguna farmacia. Como dice Ralph Nader: "Hay demasiado poder y riqueza en demasiado pocas manos".

El dios Mercado ha impuesto una lgica perversa, y es que los enfermos donen sangre a los sanos, la cual se ve claramente en la reforma previsional que intenta el gobierno de los globitos y la alegra

Como dice Vctor Heredia en su poema Arrabal Azul:

Se exhiben graciosamente y, en las portadas, se jactan de sus mansiones y sus mujeres, se muestran con tanto orgullo que me dan ganas de hacerles saber que apestan sus pobres bienes, no tienen ni puta idea acerca del mundo que viven los desterrados hasta el olvido, por eso me enferman tanto sus parasos.

Los dejo para que lo piensen y me despido hasta la prxima aguafuertes.

 
<<Volver
 

 
30Dias
 
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
 
Periódico 30 Días On Line - Publicación Mensual
Diseño web:
  www.30diasonline.com.ar JB Studio