Error, active la ejecucion de scripts para visualizar este sitio

 
 
Ms estado y ms derechos: una mirada frente a la desjerarquizacin del Ministerio de Salud de la Nacin
 
 
 

FIRMANTES: Andrea Uboldi, Leonardo Caruana, Miguel Gonzlez, Miguel Cappiello, Mario Drisun, Silvia Trccoli, Daniel Magliaro, Raquel Musso, Laura Rapa, Andrea Bobatto, Ana Debonis, Beatriz Alegrechi, Oraldo Llanos, Maximiliano Marc, Gabriela Quintanilla, Anala Chumpitaz, Adela Armando, Santiago Gaspoz, Gabriela Bruno, Roberto Ceballos, Maria Angelina Barbarich, Varinia Drisun, Maria Isabel Carnino, Alberto Simioni, Nora Redondo, Lelio Mangiaterra, Patricia Morales, Dora Mantello, Graciela Lucanto, Marisa Zgaga, Jorge Stetler, Alejandra Cena, Daniel Teppaz, Dario Montenegro, Jose Villamil y siguen las firmas...

"... La lucha por la universalizacin de la salud aparece como una parte intrnseca de la lucha por la democracia, as como la institucionalizacin de la democracia surge como condicin para garantizar la salud como derecho de ciudadana". Esta cita de Sonia Fleury no parece estar en la mira del proyecto del gobierno nacional.

Por el contrario, la lamentable decisin de desjerarquizar el Ministerio de Salud al rango de Secretara de Estado se corresponde con la matriz ideolgica del proyecto del gobierno de la alianza Cambiemos, constituyendo un enorme retroceso institucional que Argentina no atravesaba desde las dictaduras militares, en trminos de recortes en la calidad de vida y salud de la poblacin ms vulnerable.

El recorte de la Salud, se incluye dentro de un paquete de recortes que implic el cierre de otros ministerios, como el de Trabajo y el de Ciencia y Tecnologa, con el propsito de reducir el gasto pblico en un desesperado pedido de socorro hacia el Fondo Monetario Internacional y a los capitales especulativos, frente a la autodesatada crisis cambiaria y financiera coherente con el horizonte elegido de las polticas neoliberales.

Ya con la denominada Cobertura Universal en Salud (CUS), la Argentina viene sufriendo un proceso de ajuste en el mbito sanitario, conllevando a una virtual privatizacin de la salud pblica. Diversos recortes en distintos programas nacionales como el de vacunas entre otros, han sido un ejemplo de cmo, de manera autoritaria, se han discontinuado los envos correspondientes a las provincias que no adhirieron a la CUS.

El Partido Socialista considera como parte fundamental de su programa a la libertad, la igualdad y la solidaridad como cimientos de una sociedad democrtica: una sociedad sin privilegios, donde cada persona tiene su propio valor, el derecho a la autodeterminacin y a la participacin, a tener posibilidades de desarrollo, de definir sobre su vida, su cuerpo y su futuro. Una sociedad donde poder decidir libremente las formas de construir el bienestar, individual y colectivo, en el contexto en el que nos desarrollamos cotidianamente.

En una sociedad desigual, estas oportunidades estn desigualmente distribuidas. Quienes estn afectados por la desigualdad son tambin necesariamente menos libres para decidir sobre sus vidas y sus cuerpos, y son menos libres para discutir los condicionamientos sociales de esa desigualdad. Por ello, desde nuestra perspectiva, las personas ms dbiles o en situacin desventajosa, tienen el derecho a polticas de apoyo y de ayuda adicionales.

Y es all donde aparece el rol del Estado como garante del ejercicio de derechos. A travs de sus polticas, debe construir los mecanismos necesarios para que los recursos colectivos se distribuyan equitativamente, garantizando as las oportunidades de decidir y participar.

En la gestin de la Municipalidad de Rosario y la Provincia de Santa Fe estas premisas estuvieron siempre presentes en los proyectos polticos y de gobierno. Desde esta mirada, se planificaron polticas en salud, basadas en derechos, porque se entendi que trabajar en salud significa trabajar en la construccin de ms democracia y ms ciudadana.

Construimos as una poltica de salud colectiva, participativa, orientada hacia el fortalecimiento de una oferta pblica en salud que no slo atiende a la enfermedad, sino que lucha continuamente contra las condiciones que limitan, en cualquier aspecto, nuestra vida.

Con relacin al derecho al aborto, por poner un ejemplo, se desarrollaron mltiples estrategias para garantizar el cumplimiento de la legislacin vigente en nuestro pas. Eso supuso adecuar la normativa local y generar herramientas de gestin para acompaar a las personas en capacidad de gestar y a los equipos de salud.

Es entonces, desde este proyecto de sociedad que repudiamos esta decisin. Es menester una transformacin profunda del Estado nacional para garantizar una gestin del sistema de salud eficaz y transparente, y asumir efectivamente la autoridad de regulacin en una perspectiva de cuidado de las y los ciudadanos.

Seguiremos luchando junto a todas las organizaciones, trabajadores y usuarios por ms democracia y ms derechos y en contra de estas medidas de ajuste antipopulares.

 
<<Volver
 

 
30Dias
 
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
 
Periódico 30 Días On Line - Publicación Mensual
Diseño web:
  www.30diasonline.com.ar JB Studio