Error, active la ejecucion de scripts para visualizar este sitio

 
 
La sobrecarga digital nos est friendo los sesos
 
 
 

En su libro "Distrados: la erosin de la atencin" la escritora Maggie Jackson explora los efectos de nuestra hiper-veloz, sobrecargada, desenfocada e incluso cibercntrica sociedad" sobre la atencin.

No es un cuadro bonito: una interminable corriente de llamadas telefnicas, correos electrnicos, mensajes instantneos, wasaps y tweets forma parte de una cultura institucionalizada de la interrupcin y hacen difcil concentrarse y pensar de forma creativa.

Desde luego, cualquier etapa de la modernidad se ha visto afectada por sus nuevas tecnologas. "El telgrafo debe de haber influido tanto en la psique de los victorianos como la Blackberry lo hace en la nuestra", afirma Jackson. "Pero, al mismo tiempo, esto no significa que no haya cambiado nada. La cuestin es: cmo afrontamos nuestros retos?".

Existe una base cientfica real sobre la atencin?

En los ltimos 30 o 40 aos, los cientficos han hecho incursiones en la comprensin de sus mecanismos subyacentes y su fisiologa. La atencin se considera ahora un sistema orgnico. Tiene sus propios circuitos en el cerebro y existen redes especializadas que se ocupan de sus diferentes formas. Cada una de ellas es muy especfica y puede ser localizada mediante neuroimagen e incluso cierto tipo de investigacin gentica.

Aunque todava hay debate entre los cientficos, la mayora reconoce ahora que existen tres tipos de atencin. La primera es orientadora: la linterna de nuestra mente. En el caso de la atencin visual, implica partes del cerebro que incluyen el lbulo parietal, un rea cerebral relacionada con el procesamiento sensorial. Para orientarse hacia nuevos estmulos, dos partes del lbulo parietal trabajan con secciones del cerebro relacionadas con los campos frontales oculares. Esto es lo que se desarrolla en un cerebro infantil, permitiendo que se centre en algo nuevo dentro de su entorno.

El segundo tipo de atencin abarca el espectro de estados respondientes, desde el letargo hasta la alerta completa. El tercer tipo es la atencin ejecutiva: planificar, juzgar y resolver informacin conflictiva. El ncleo de esta ltima es el crtex cingulado anterior, una vieja y minscula parte del cerebro que ahora se encuentra en el corazn de nuestras destrezas de mayor nivel. Es la atencin ejecutiva la que nos permite movernos ms all de nuestros yos impulsivos, planificar el futuro y entender lo abstracto. Estamos programados para ser interrumpidos. Sufrimos una sacudida de adrenalina cada vez que nos orientamos hacia nuevos estmulos; de hecho, nuestro cuerpo nos recompensa por prestar atencin a lo nuevo. As que en este mundo nuestro, tan acelerado, es fcil y tentador reaccionar ante las cosas nuevas. Pero cuando vivimos de forma reactiva, minimizamos nuestra capacidad de perseguir objetivos.

Qu significa estar distrado?

Literalmente, es abandonarse a algo secundario. Hay tambin una interesante definicin, ms arcaica, que perdi popularidad en el siglo XVIII: arrojar en pedazos, dispersarse.

Nuestra sociedad actual est llena de maravillosas distracciones -disponemos de tanto escapismo porttil y de tanta fantasa mediatizada-, pero esto es slo una parte. La otra es la interrupcin: la multitarea, la fragmentacin del pensamiento y del tiempo. Vivimos de manera altamente fragmentada. Hay estudios que muestran que los trabajadores de la informacin saltan de una tarea a otra cada tres minutos -de media- a lo largo de la jornada. Sin duda, es lo que hay que hacer para vivir en este complicado mundo.

Este grado de fragmentacin est correlacionado con el estrs, la frustracin y con una baja creatividad. Est claro. Cuando ests disperso y descentrado, eres menos creativo. Cuando tus periodos de reflexin estn siempre agujereados, es difcil profundizar en la resolucin de problemas, en la capacidad de relacionar, en el pensamiento.

Estos son los problemas de atencin en nuestro nuevo mundo. Los aparatos y las tecnologas nos conceden extraordinarias oportunidades, la capacidad de conectarnos y de aprender. Al mismo tiempo, hemos creado una cultura y estamos haciendo elecciones que socavan nuestras potencialidades de atencin.

Ahora mismo, el mbito de la ciencia de la atencin est especialmente preocupado con el desarrollo de la atencin en los nios. Las redes se desarrollan a ritmos diferentes. La atencin orientadora est ya en gran parte presente en la guardera. La red ejecutiva est en gran parte presente a la edad de ocho aos, pero se desarrolla hasta mediada la veintena. Entender cules son los espacios ideales para ayudar a los nios a desarrollar su atencin, esto es de lo que la ciencia se ocupa ahora.

 
<<Volver
 

 
30Dias
 
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
 
Periódico 30 Días On Line - Publicación Mensual
Diseño web:
  www.30diasonline.com.ar JB Studio