Error, active la ejecucion de scripts para visualizar este sitio

 
 
Psicologa del autoengao
 
 

Quiere y no quiere, un fenmeno humano. Una chica quinceaera comenz una relacin equivocada; las amigas buscan disuadirla pero ella persiste en su actitud. Todo termina en un desastre. Y las tas comentan: Mire que se le dijo... En otro caso, una familia gasta ms de lo que ganan. El dueo de casa se ufana: Con tarjetas siempre salgo del paso. Termin con tres juicos con los bancos. El da luctuoso de Croman, dos amigos se dirigan al espectculo. Uno le dijo al otro: Eso de las bengalas me resulta peligroso. El otro le contest: No pasa nada... Los dos fueron rescatados con heridas graves.

Esto son tres ejemplos de un fenmeno humano llamado autoengao. Hablamos de mentira cuando una persona muestra una situacin diferente de cmo sabe que es; existe la intencin conciente de engaar. Hablamos de autoengao cuando la persona percibe o expresa la situacin sin ser del todo conciente de que la realidad no es realmente as. Podra ver cmo con las cosas, pero utiliza mecanismos psicolgicos para "no saber", no enterarse (negacin de la realidad) y as no resulta claramente sabedor de su distorsin. Sabe y no sabe. Hay fuertes tendencias a "no querer ver", por eso el que se engaa suele hacerlo con terquead y obstinacin.

Es un hecho que estamos rodeados de autoengaos: el depresivo cree que no puede, el ciego al peligro se siente invulnerable, el obeso al que advierten del infarto piensa que a l no le va a pasar, al ludpata le gusta jugar con el riesgo, el irresponsable cree que las consecuencias no existen, el estafador supone que no lo van a agarrar, el ingenuo confa en que toda la gente es buena... En nuestra cultura encontramos que hasta la cancin portea est repleta de menciones: "La vida me enga". "La abandon y no saba que el corazn me engaaba" "Pasaron los aos, y mil desengaos" "Araca, corazn, callate un poco". De tal modo que los exagerados, juzgando con demasiada estrictez pero con cierto grado de verdad dicen: Somos un manojo de autoengaos.

Habitualmente, antes o incluida en el proceso mismo, hay una situacin de tentacin. En ella, el sujeto est como frente a una balanza de dos platillos: en uno, algo es perjudicial pero atractivo; en el otro, algo es benfico, pero no lo atrae tanto (opcin entre placer y deber) y frente al dilema (el "bien" o el "mal") duda y finalmente opta. A veces opta por lo perjudicial. Pero cmo el hombre, siendo racional, puede elegir el Mal? La cuestin ha desvelado a pensadores de todas las pocas, que nos han dejado esta respuesta: Porque ve a lo perjudicial como un bien (por lo atractivo) y a la otra opcin como un mal (por no atractivo). Es bueno porque me gusta y no es bueno porque no me gusta.

La verdad a medias. Se expresa una parte de la realidad, pero se omite, oculta o minimiza otra. Por ejemplo: Voy a comenzar la dieta |pero el lunes|. Me propuse jugar hasta 100 dlares | pero me dej llevar...| Yo me pongo a estudiar |pero con la TV prendida|. La racionalizacin. Los psiclogos llaman as al mecanismo de justificacin de una conducta con argumentos "razonables" (socialmente aceptables) cuando en realidad hay otras motivaciones que se omiten. Por ejemplo: El tren tard mucho no tena ganas de venir. Ese da me apabull el trabajo y me hizo olvidar de tu cumpleaos no me resultas simptica. Perd los apuntes y no me pude presentar no quera presentarme porque le tena miedo al examen.

Corrimiento semntico. Consiste en suavizar la calificacin de un hecho con palabras de sentido aproximado pero que ocultan la verdadera significacin de la situacin. Por ejemplo: Fue un leve descontrol ocasional (ataque de puos). Un error de juventud (infidelidad conyugal). Es que tengo un carcter intenso (marcada agresividad). Tuve una conducta equivocada a causa de las circunstancias (falsificacin de firma). Yo no le doy demasiada importancia a detalles formales (expulsin del trabajo). Invisibilizacin: Es una acabada forma de negacin de la realidad. Se da cuando se "borra" al objeto y se hace como si no existiera. Por ejemplo: Los promotores sociales se quejan de que "se levantan muros para ignorar a los pobres y desconocer su realidad". Los pontfices se preocupan porque "hay quienes viven como si Dios no existiera". Los abogados de familia se indignan porque "hay padres separados se despreocupan de sus hijos como si no tuvieran responsabilidades".

Hemos sealado al autoengao como un fenmeno de la conducta humana y mencionado algunos de sus mecanismos. Pero hay ms. El autoengao fue siempre un tema trascendental de la existencia. Todas las culturas han atendido a l y a sus peligros como algo crucial., que invade el interior de las personas y de los pueblos. Los totalitarismos son autoengaos colectivos y los subterfugios de los polticos envenenan las democracias. Son ms perjudiciales las verdades a medias y las mentiras disfrazadas de verdad que las mentiras explcitas (que pueden ser descubiertas ms fcilmente).

Un ejemplo de lo que venimos diciendo se muestra en la tradicin judeocristiana en la que el Maligno es llamado "el padre de la mentira" y donde la metfora del Paraso constituye una genial descripcin del interjuego sutil entre mentira, tentacin, ocultamiento, verdad a medias, bsqueda de justificacin, desplazamiento de responsabilidades, darse cuenta despus (1): La serpiente... "dijo a la mujer: As que Dios te orden que no comieras de ningn rbol del jardn ?..." "Podemos comer de todos los rboles del jardn. Pero respecto del rbol que est en el medio...nos ha dicho: No coman de l ni lo toquen porque de lo contrario quedarn sujetos a la muerte". La serpiente dijo a la mujer: "No, no morirn. Dios sabe que cuando ustedes coman de ese rbol se les abrirn los ojos, sern como dioses conocedores del bien y del mal". Cuando la mujer vio que el rbol era apetitoso para comer, agradable a la vista y deseable para adquirir discernimiento, tom de su fruto y comi y luego se lo dio a su marido.. y ste tambin comi. Entonces se abrieron los ojos de los dos y descubrieron que estaban desnudos... (Luego) el Seor llam al hombre y le dijo: "Dnde ests?" (El hombre dijo) "Tuve miedo porque estaba desnudo y por eso me escond". "Quin te dijo que estabas desnudo? Acaso has comido del rbol que yo te prohib? " El hombre respondi: "La mujer que pusiste a mi lado me dio el fruto y com de l" Dios dijo a la mujer: "Cmo hiciste semejante cosa?" La mujer respondi: "La serpiente me sedujo y com". Como vemos, esos prrafos tienen una profunda significacin simblica. Y el autoengao suele estar envuelto en todo eso. La contracara del autoengao es la sinceridad.

El valor tanto de la vida diaria como de la vida pblica se juega en ese terreno, porque todo vnculo interpersonal, formal o informal, supone al menos un mnimo de sinceridad. Slo nos bastara encontrar sinceridad en una persona para considerarla mental y moralmente sana. De ah que toda psicoterapia, cualquiera sea su mtodo, tenga por objeto central el "darse cuenta", que el paciente "despierte" de su autoengao. As es bueno saber que una de las formas de adquirir sinceridad es "saber escuchar", porque los dems nos dicen lo que nuestro inconciente nos oculta.

No podemos tener una sociedad feliz con una vida pblica llena de mentiras, simulaciones y engaos. Pero hoy en el mundo tenemos gobiernos enteros presos del autoengao y multitudes guiadas por l. Nos cuesta entender que, sin sinceridad, la vida social no es posible. Y siempre anhelamos un "pacto moral", que indudablemente es necesario, pero nunca llega.

En sntesis: "la sinceridad es buena para la salud" sera un slogan publicitario verdadero y "sincero". Lo pueden atestiguar los mdicos expertos en stress.

(1) Vale la pena acudir al texto completo y a un anlisis ms prolijo.

 
<<Volver
 

 
30Dias
 
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
 
Periódico 30 Días On Line - Publicación Mensual
Diseño web:
  www.30diasonline.com.ar JB Studio