Error, active la ejecucion de scripts para visualizar este sitio

 
 
El fuego ardiente de la devocin
 
 
 
La voluntad persistente de ampliar el propio nivel de consciencia es indispensable para la evolucin. Ese impulso que acompaa al ser, se perpeta y crece continuamente, volvindose cada vez ms directo y puro, se llama devocin.
En la infancia, en general, es muy pronunciada, pero se va distorsionando con el paso del tiempo, con la educacin normal. Mientras la devocin empuja al individuo a buscar niveles ms altos, la educacin lo conduce a actividades en el nivel horizontal, de lucha por la superviviencia.
Cuando se tiene un ideal, lo ms importante es no concretarlo, sino volcar hacia l la energa de la devocin y, as, alcanzar niveles superiores de consciencia. En ciertos casos, es bueno para el progreso del ser interior, que un ideal se realice, en otros desengaarse del objeto de devocin es lo ms adecuado, teniendo en cuenta las fases sucesivas de la evolucin.
Bajo el impulso de la devocin, el individuo pasa por diferentes etapas: primero, tiene veneracin por alguna cosa o persona; luego, la veneracin se transfiere a una idea o ideal, y l se esfuerza entonces, para mantenerlo ntido en su ser. En seguida, la persistencia en la meta, efecto de la devocin, produce la crisis que lo lleva a desapegarse de las formas y a abrirse a la totalidad de la vida. Esa energa le provee un vasto campo de trabajo.
Ser devoto y al mismo tiempo desidentificarse del objeto de la devocin es algo que se debe aprender, y demanda la superacin de las pruebas. Si el individuo comprende que el hecho de ser llevado por una energa superior a desligarse compulsivamente del objeto de la devocin es positivo, se siente liberado.
Nada pierde: al apartarse de la forma, se aproxima a la esencia, que es imperceptible. Por lo tanto, esa energa construye y al mismo tiempo destruye; los objetos de veneracin son destruidos a fin de que el ser incorpore la esencia de cada uno de ellos. Pero, cuando se instala en la vida del individuo un estado de unin ms profundo con la propia esencia, la cuestin de saber hacia dnde canalizar la devocin se torna secundaria; a partir de esa etapa, el puede conocer lo que es verdaderamente el servicio.

Cumplir la ley espiritual
La devocin, que tiene inicio en el despertar interior, mueve al individuo a cumplir la ley espiritual y no la material. La devocin no es una actitud pasiva, entrega emocional ni seudocontemplacin, sino disponibilidad consciente acompaada de olvido de s mismo y de fe para servir y para la aplicacin de la ley evolutiva. Por la devocin se pueden alcanzar estados vibratorios ms sutiles, sin los cuales la entrega genuina del ser al centro de la propia consciencia no se realiza.
Por eso, los cuerpos materiales deben estar impregnados de reverencia a la Vida Suprema, inmanente a todo el Universo. San Juan de la Cruz (1542-1591) asocia la belleza y la claridad de los tonos del crepsculo a la devocin, la llama que va al encuentro del fuego ms potente. La devocin es lo que lleva al aspirante a continuar, aunque los embates de la vida externa intenten consumir sus fuerzas; es lo que lo hace avanzar an en los perodos de oscuridad, pues le aumenta la fe.

Sin_t__tulo_17.jpg

Velas Fogo Ardente
La devocin es la llama con la cual se eleva la humanidad. Est en el impulso que conduce al ser a las profundidades de la consciencia en busca de la perfeccin.
Est en las luces de las naves que, silenciosas, cruzan el cielo en gloria a Aquel que las enva en servicio. Est en la adhesin del hombre que, an sin comprender totalmente la realidad supramental, se entrega a ella: la devocin lo ilumina, hacindole ver la grandiosidad del Espritu.

Fuente: https://www.fraterinternacional.org/es/el-fuego-ardiente-de-la-devocion/
 
<<Volver
 

 
30Dias
 
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
 
Periódico 30 Días On Line - Publicación Mensual
Diseño web:
  www.30diasonline.com.ar JB Studio