Error, active la ejecucion de scripts para visualizar este sitio

 
 
Hace 20 años, el buque británico Pacific Pintail generó revuelo en el país y la región
 
 
 

La Argentina estaba conmocionada a mediados de marzo del 95. La muerte de Carlos Menem Jr. al caer el helicóptero que piloteaba, el 15 de ese mes, había shockeado al país. Por esos días, otra saga era materia de discusión, preocupación y algo de paranoia, aunque con un impacto menor. Esa saga llegó a su clímax un día como hoy, hace 20 años. Fue la jornada en la que el "barco de la muerte" tocó aguas argentinas.

Todo comenzó con un cambio de planes y varias advertencias de organizaciones ecologistas, a fines de febrero. El Pacific Pintail, un buque británico, debía llevar 14 toneladas de residuos radiactivos altamente contaminantes y peligrosos de Francia a Japón. La intención original era cruzar el canal de Panamá, pero el gobierno de ese país lo rechazó tajantamente. Así que el Pintail torció el rumbo y siguió al sur. Muy al sur, con la mira puesta en el Cabo de Hornos.

La novedad generó rechazos similares en países centroamericanos, Brasil, Uruguay y Chile, que prohibieron al barco pasar por aguas territoriales. En la Argentina, la respuesta del gobierno de Carlos Menem fue algo más tibia al hablar de las 200 millas náuticas: "La Argentina vería con agrado que no ocurriera", dijo por entonces el vicecanciller Fernando Petrella.

La preocupación no parecía injustificada. El Pacific Pintail llevaba 14 toneladas de residuos generados en el reprocesamiento de plutonio, el material más tóxico existente en el planeta, con una vida útil de 250 mil años. Esa carga reactiva equivalía a 10 veces la liberada durante el accidente de Chernobyl en los 80.

El 6 de marzo, y pese a la prohibición de Brasil, el buque entró en aguas jurisdiccionales de ese país, lo que generó más protestas. Iba seguido de cerca por el carguero Solo, de Greenpeace, que informaba su ubicación ante la reserva de las autoridades japonesas de explicitar la ruta. Dos días después, el Gobierno argentino finalmente prohibió que el buque británico tocase las 12 millas de aguas territoriales, pero fue más laxo con respecto a las 200 millas de exclusividad económica.

El 14 de marzo, el Pacific Pintail ya estaba a la altura de Mar del Plata, aunque todavía afuera de esas 200 millas. Recrudecieron las protestas de ecologistas y los pedidos de informes de diputados y el defensor del pueblo. El 17, con el barco a la altura de Puerto Deseado, periodistas de Clarín sobrevolaron en un avión de la Base de Trelew la marcha de esa especie de Azrael en forma de barco. Bajo un radiante cielo azul, el equipo técnico del avión se comunicó por radio con el barco para informar que las condiciones meteorológicas tendían a desmejorar.

Eso ocurrió el sábado 18. Según denunció Greenpeace, ese día, rodeado de tormentas y enfrentando olas de siete u ocho metros, el Pacific Pintail entró en aguas argentinas. Así lo contó en su momento el artículo de Clarín:

"Hace más o menos seis o siete horas que el Pacific entró en aguas juridiccionales argentinas", informó desde el Solo su operador de radio, el hindú Satish Vangal, a través de una comunicación telefónica directa con Clarín. Eran las 14:30 de ayer y el buque inglés estaba navegando exactamente "a 140 millas al este de la Isla de los Estados" -es decir, 60 millas adentro de la zona económica exclusiva- ubicada también al este de la provincia de Tierra del Fuego.

Según Greenpeace, en su travesía el Pacific Pintail, llegó a estar a sólo 40 millas al sur de la Isla de los Estados. La jueza federal Elsa Chamorro, que había ordenado a la Armada hacer salir al barco de las aguas argentinas, luego dio marcha atrás: "Era preferible aceptar el paso por aguas territoriales que empujar al barco hacia la zona de tormentas". Finalmente, sin mayores contratiempos, el Pacific Pintail cruzó el Cabo de Hornos y se alejó rumbo a Japón. Muchos respiraron aliviados.

Y después...

El paso del Pacific Pintail por la región generó una pequeña rencilla diplomática entre Japón y los países latinoamericanos que bordeó.

En 2010, el barco dedicado durante años a transportar desechos nucleares de Europa a Japón fue dejado fuera de uso en el puerto británico de Barrow, Cumbria, pero dos años después fue devuelto a su antigua tarea.

Ahora, rebautizado como Oceanic Pintail, sigue surcando los océanos con cargas radiactivas, pero nunca más volvió a acercarse a estas costas.

Fuente: https://www.clarin.com/especiales/dia-barco-muerte-llego-Argentina_0_HkWk7z9vme.html?fbclid=IwAR1vrPeiGNO3m-rqpIDuRP33QcE0O-DRneOmN73RdQGhaeJnDSyJ9j5f5XU

 
<<Volver
 

 
30Dias
 
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
30Dias
 
Periódico 30 Días On Line - Publicación Mensual
Diseño web:
  www.30diasonline.com.ar JB Studio