EL FERROCARRIL ARGENTINO COMO HERRAMIENTA ESTRATEGICA

Por Mario Rubén Sosa

NiKola Tesla expreso lo siguiente: “…en el futuro tendremos la información en nuestras manos…” El ingeniero servio/croata (un gran genio) no fue comprendido en su tiempo…, pero hoy si tenemos la información en nuestras manos como el predijo. Podemos investigar cualquier tema que se nos ocurra desde un simple teléfono celular (que de simple ya no tienen nada).


Con las modernas tecnologías de información (internet y redes sociales), disponibles en “nuestras manos”, podemos observar los enormes esfuerzos (e inversiones) que se realizan en muchos países para modernizar los sistemas ferroviarios, usados al mismo tiempo como herramienta estratégica de crecimiento aplicando el sistema multimodal en trenes de cargas, mejorando sus redes regionales de pasajeros, apostando a la velocidad.

¿Que sucede en Argentina en materia ferroviaria?, es una pregunta sin respuesta. Desde que se nacionalizaron los ferrocarriles en nuestro País, las políticas para con este medio de transporte no fueron claras, es decir…, no hubo estrategia de desarrollo y crecimiento!, ni para el ferrocarril ni para el desarrollo geográfico/demográfico de nuestra Nación.


Un ferrocarril bien administrado por el Estado o por uno o varios privados, es rentable transportando cargas o fletes. Existen diversos diseños de material rodante para transportar pasajeros, automóviles, contenedores, furgones para cargas generales, granos, combustibles, etc., la oferta de transporte a gran volumen, es muy amplia en los ferrocarriles.
El transporte ferroviario de pasajeros es el que menos rentabilidad ofrece, pero aun así hay abundancia de trenes regionales y de largas distancias. En Europa es rentable el transporte de pasajeros por las distancias relativamente mas cortas en comparación con nuestro País (la clave es la alta velocidad). En el viejo continente, el tren de pasajeros compite con el transporte aero-comercial, el éxito de los trenes de alta velocidad es evidente. La velocidad y la eficiencia son muy necesarios en el negocio ferroviario (sin inversión se pierde eficiencia).


En Estados Unidos, el ferrocarril de pasajeros fue derrotado por la aviación comercial en los años 50`s y 60´s, es un país muy particular donde los trenes de cargas son kilométricos! (por decirlo de alguna manera). Sin embargo se mantuvieron los servicios regionales suburbanos e igualmente existe una empresa de pasajeros pública estadounidense llamada AMTRAK, que realiza algunas lineas de largas distancias siempre y cuando sean rentables.
En Argentina, con el correr de los años, se castigo al ferrocarril en todas sus funciones, se cerraron ramales sin que quede en claro el porque. En los años 90´s, se declaro como NO RENTABLE a los ferrocarriles Argentinos para justificar decisiones políticas retrogradas (se suprimieron todos los servicios de pasajeros de larga distancia, Ferrocarriles Argentinos dejo de existir como empresa del Estado). La decadencia de los ferrocarriles en Argentina, comenzó en la década de los años 30´s. La nacionalización de la red ferroviaria Argentina, no ayudo a posicionar mejor a este medio de transporte, habiéndose usada la misma como herramienta política (mas que como una importante inversión estratégico-social).


El manoseo político del ferrocarril es historia mas reciente. Algunas decisiones fueron buenas, pero otras no lo fueron. La inestabilidad socio-política que arrastramos desde hace décadas es un serio impedimento para crecer y desarrollarnos.


En el caos de los años 90´, solo se intento mantener y mejorar de manera muy tímida, la red suburbana de CABA y Gran Buenos Aires, que tiene sus cabeceras en las terminales de Retiro Línea Mitre, Retiro Belgrano Norte y Retiro San Martín; mas Plaza Constitución Línea Roca, Once Línea Sarmiento, Estación Buenos Aires Línea Belgrano Sur (que esta siendo trasladada a Plaza Constitución en un proyecto bi-trocha) y F. Lacroze Línea Urquiza…, las que se dieron en concesión a empresas privadas sin que estas tuviesen trayectoria en el tema ferroviario. Ya no hubo planificación para el interior del País…, es decir que la administración del ferrocarril paso a ser del tipo “Unitario”, alejándose cada vez mas del federalismo que se requiere para que una Nación crezca desde lo estratégico. Desde entonces, quedan ruinas en muchos lugares del país de lo que fueron grandes y pequeñas estaciones de trenes. Muchos pueblos se transformaron en “fantasmas” con solo anular los servicios de pasajeros, clausurar ramales, levantado vías (o dejándolas “muertas”).
En la actualidad, se están realizando obras en vías, pero no así en estaciones de pasajeros fuera de CABA y Gran Buenos Aires, no hay indicios de que se invierta en los servicios de larga distancia, lo cual se hace evidente en la ex Línea General Belgrano donde existe un absurdo proyecto llamado “Circunvalación ferroviaria de Santa Fe”, siendo que esta ciudad fue un importante nudo ferroviario. Cuando se proyecta tal cosa (una circunvalación ferroviaria de cargas), es para mejorar y hacer mas eficiente una red regional de pasajeros…., pero las Estaciones Terminales de Santa Fe (Mitre y Belgrano -Bv. Galvez-), están ocupadas por el Municipio, que en nombre de la cultura, ¡destruyen la cultura ferroviaria!. Transformar una Estación de trenes en un centro cultural es algo absurdo cuando al mismo tiempo se habla de recuperar los trenes de pasajeros en todo el País.


El ansiado regreso del tren local a Laguna Paiva, con material recuperado y seleccionado para tal fin, genera mucha expectativa. Me pregunto: ¿donde estará la cabecera de este servicio con las dos estaciones transformadas “en espacios o centros culturales ” por parte del municipio?. Todo indica que este proyecto es tan improvisado como lo fue el fracasado proyecto “Tecnotren” urbano.


El Gobierno del ingeniero Mauricio Macri heredo muchas obras inconclusas, con rendiciones de cuentas sospechosas, material ferroviario comprado a China sin licitación pública internacional, etc. Pero esta administración “liberal” tuvo una alarmante falta de ideas y proyectos para con el ferrocarril, de igual manera que el Gobierno de su antecesora la Dra. Cristina Fernández y el actual Gobierno encabezado por el Dr. Alberto Fernández.


Si se pregunta a cualquier funcionario nacional.., ¿cuantas líneas ferroviarias nuevas se construirán en nuestro País de cara al futuro?…, ¿imaginan una respuesta?.
La Patagonia no cuenta con rutas ferroviarias suficientes, el Río Colorado divide al país en dos partes, una muy desarrollada, la otra MUY OLVIDADA y no desarrollada…, el Norte y Centro del País es una cosa y el Sur…, es un país muy diferente (con muy pocos habitantes incluso).

El ultimo paso a nivel activo (sin barreras por cierto), se encuentra en la localidad de San Antonio Oeste (Provincia de Río Negro), y luego no hay nada en cuanto a vías ferroviarias. Desde esta localidad rionegrina a Ushuaia hay alrededor de 2200 kms., prácticamente sin ferrocarriles, salvo el ferro-industrial de Rio Turbio (en Santa Cruz, con trocha de 0,75 mts), mas uno de uso turístico (de 0,60 mts de trocha), en territorio fueguino.


¿Que se puede hacer en materia ferroviaria en nuestro País?, se necesita inversión y mucho dinero, pero lo primero es abrirnos hacia el interior del País. Lo poco que hay en ferrocarriles de pasajeros, funciona con altibajos notables (como en Salta, Río Negro, Chaco, Córdoba…, ¡FERROBAIRES ya no existe!). En lo que refiere a cargas, hay buenos proyectos pero acotados al mismo tiempo, sucede que hay muchos descarrilamientos por el mal estado general de la Red, se recupera lo que da ganancias, y lo que no…, ¡mala suerte!.


No se puede decir que todo esta mal planificado en el actual gobierno, falta la muy necesaria amplitud estratégica por parte de la dirigencia política (sin que importe la ideología que se profese).
Las ciudades del interior del País necesitan TRENES REGIONALES (como los de Buenos Aires), las redes están y hay que renovarlas. Un tren de pasajeros regional debe contar con una velocidad promedio de alrededor de 70 o 75 km/h (no se está hablando de máximas velocidades ¡conste!). En La Patagonia se necesita desarrollar el transporte ferroviario de cargas, así como fomentar la actividad industrial (casi nula).


Hay ciudades que cuentan con los diseños de redes antiguos, que convenientemente renovados pueden servir para Servicios Regionales ferroviarios de pasajeros. Santa Fe, Rosario, Rafaela, San Francisco, Córdoba, Río Cuarto, Mendoza, Tucumán, Bahía Blanca son aptas para este tipo de servicios.


En la Patagonia se puede desarrollar el servicio regional de pasajeros entre las ciudades de Neuquen, Cipolletti y General Roca, el que se cumple de manera limitada (hasta Cipolletti) con el argumento del uso social por parte de las personas mas necesitadas -pobres-, lo cual es discriminatorio, el ferrocarril regional es para todos, no solo para los usuarios “pobres”. Igualmente el material rodante no es el apropiado para un servicio regional interurbano.
Argentina sin desarrollo ferroviario esta condenada al fracaso. La geografía argentina es similar a la de Australia, que tiene un gran desarrollo ferroviario. Al comparar ambas naciones, nos damos cuenta que el ferrocarril esta desaprovechado.


Hablando de trenes regionales, se puede afirmar que ayudan a descongestionar el tránsito en las grandes ciudades, es mas rápido y eficiente que los sistemas MetroBus, como el porteño (llamados Buses de Transito Rápido BRT en otros continentes).


La gente ve con nostalgia al ferrocarril interurbano, se la educo y acostumbró a vivir sin el ferrocarril. Buenos Aires contaba con algo mas 100000 habitantes cuando se inauguro el primer subterráneo, las ciudades argentinas crecieron sin que se considere contar con subterráneos e incluso se eliminaron los trenes regionales.


Aquí se dieron muchos “pasos hacia atrás”, los que provocaron la involución ferroviaria. El ómnibus es un transporte muy necesario en las ciudades, pero de ninguna manera puede reemplazar al ferrocarril como medio de transporte urbano eficiente y rápido. En la historia argentina hay abundante evidencia sobre los gobiernos que creyeron en la “mentira piadosa” de que el tren puede ser reemplazado por el camión y el ómnibus.


Un ingeniero industrial rosarino creo un nuevo tipo de transporte hace algunos años atrás, el que no recibió aun el apoyo que se necesita para concretarlo. Lo denomino “Bigua Moving” (un vehículo híbrido entre ómnibus y tren), que bien podría ser una muy buena opción de transporte urbano eléctrico (un tren elevado). Es una ideal brillante que nadie supo visualizar.


El ferrocarril argentino no despega, como tampoco despega el país, hoy todo esta concentrado en Buenos Aires como en las épocas antiguas donde unos pocos unitarios podían mas que los muchos federales.
Contando con la información en nuestras manos, miramos para otro lado. Mientras no haya estrategia de crecimiento, el ferrocarril como herramienta estratégica de crecimiento…, ¡es una utopía!.
Atentamente:

Mario Ruben SOSA
DNI:16879946
Viedma – Río Negro.

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top