EL INFORME DE IRON MOUNTAIN

El Informe de Iron Mountain es un libro publicado en 1967 (durante la Administración Johnson ) por Dial Press que se presenta como el informe de un panel gubernamental. El libro incluye la afirmación de que fue escrito por un Grupo de estudio especial de quince hombres cuyas identidades debían permanecer en secreto y que no tenía la intención de hacerse público. Detalla los análisis de un panel gubernamental que concluye que la guerra, o un sustituto creíble de la guerra, es necesaria para que los gobiernos mantengan el poder. 

La versión extra-oficial asegura que es un documento publicado originalmente en 1966 supuestamente por el Hudson Institute -un think tank sin ánimo de lucro fundado en 1961 y mantenido por las contribuciones de corporaciones como: Eli Lilly and Company, Monsanto, DuPont, Dow-Elanco, Sandoz, Ciba-Geigy, ConAgra, Cargill, y Procter & Gamble a solicitud del entonces Secretario de Defensa, Robert McNamara, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores y la Trilateral y ex-presidente del Banco Mundial.

En 1961, según esta versión, la Administración Kennedy ordenó un estudio clasificado “Top Secret” para determinar los problemas con los que se enfrentarían los EEUU si el mundo se trasladara de una era de guerras a una edad de paz estable y permanente.  Y no únicamente los EEUU, sino todo el mundo, en conjunto.

En 1963 se estableció un panel de 15 miembros, llamado Grupo de Estudio Especial, para examinar qué problemas ocurrirían si Estados Unidos entrara en un estado de paz duradera. Se conocieron en un búnker nuclear subterráneo llamado Iron Mountain (así como en otros lugares mundiales) y trabajaron durante los próximos dos años. Un miembro del panel, un ” John Doe “, profesor de una universidad en el Medio Oeste, decidió publicar el informe al público.

El informe con notas a pie de página concluyó que la paz no era del interés de una sociedad estable, que incluso si se pudiera lograr una paz duradera, “seguramente no sería lo mejor para la sociedad lograrla”. La guerra era parte de la economía. Por lo tanto, era necesario concebir un estado de guerra para una economía estable. El gobierno, teorizó el grupo, no existiría sin guerra, y los estados nacionales existieron para librar la guerra. La guerra cumplió la función vital de desviar la agresión colectiva. Recomendaron “sustitutos creíbles” y pagar un “precio de sangre” para emular las funciones económicas de la guerra. Las posibles alternativas a la guerra diseñadas por el gobierno incluyeron informes de formas de vida extraterrestres, la reintroducción de una “forma eufemizada” de esclavitud “consistente con la tecnología moderna y los procesos políticos”, y, uno que se considera particularmente prometedor para llamar la atención de las masas maleables, la amenaza de “contaminación grave del medio ambiente“.

La publicación del informe causó sensación. Se vendieron tantas copias que llegó a la lista de los más vendidos del New York Times , y finalmente se tradujo a 15 idiomas. 

El Presidente Lyndon Johnson, según dicen, dio la orden de que el informe no fuese nunca emitido, debido a la naturaleza de las conclusiones alcanzadas. Se enviaron cables a las embajadas de los Estados Unidos en todo el mundo para instruirlos a minimizar la discusión pública del informe y a enfatizar que el informe no tenía nada que ver con la política oficial de los Estados Unidos. Desde entonces oficialmente se ha declarado que todo formo parte de un engaño.

La autenticidad del texto puede ser motivo de discusión, pero su contenido es tan real a fecha de hoy, y tan clarificador de algunos aspectos de la vida política, económica y social actual que bien se podría exponer como profético.

El informe parte de la base de que para mantener la estabilidad -política, económica, sociológica … es absolutamente necesaria una “amenaza”.

La guerra constituye el principal eje vertebrador de las sociedades modernas, desempeñando una serie de funciones militares pero, sobre todo, no militares -económicas, políticas, sociales, culturales, científicas, ecológicas- indispensables para su estabilidad y supervivencia. Las personas que elaboraron el informe, consideran necesario un análisis riguroso de estas funciones y de los posibles sustitutos de la guerra,  para decidir si es viable y conveniente  instaurar un estado de paz permanente en el que se mantenga el “equilibrio social”.  Equilibrio definido como  “la existencia necesaria de clases, con una clase pobre siempre en lo más bajo, y una clase alta, siempre en lo más alto.”

La guerra es y ha sido el estabilizador económico esencial de las sociedades modernas. La autoridad básica del estado moderno sobre su población reside en sus poderes de guerra.

En este terreno, la función de la guerra -según afirma el Informe- es esencialmente organizacional. Esto lo realiza esencialmente brindando una amenazante necesidad externa para que una sociedad acepte ser gobernada políticamente. Al hacerlo establece la autoridad del gobierno para controlar a sus ciudadanos.

Sugiere que se deben encontrar sustitutos para todas las funciones de la guerra en la sociedad en caso de una transición a la paz con el fin de evitar el colapso de la sociedad, y luego sugiere, con una cara seria, la reinstitución de la esclavitud, el ritual patrocinado por el gobierno juegos de sangre o de guerra y la creación de enemigos sustitutos que representan una amenaza viable para la gente que tomaría el lugar de los estados nación enemigos. 

FUENTE: https://nuevodesordenmundial.com/?p=13704&fbclid=IwAR2ognboXGEPXg_lxtdm22dSN2ffdJa26Wa9fD0u_JpBDv9e1VzvO_wCg5w

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top