LAS DOS BANDERAS QUE ACOMPAÑARON AL GENERAL MANUEL BELGRANO

En las batallas desarrolladas en el norte contra los realistas, luego de las derrotas en Vilcapugio y Ayohuma estuvieron escondidas 72 años en un templo en Titirí-Macha (Bolivia).
En 1885 el cura del lugar descolgó el cuadro de Santa Teresa que estaba detrás del altar y encontró las banderas: una de 2,25 mts. por 1,60 que tenía la franja celeste al medio y la otra de 2,32 por 1,53 con los colores dispuestos como la forma actual (celeste-blanco-celeste), sin sol.
A partir de ese momento fueron conocidas como “Las banderas de Macha” y en 1896 el gobierno boliviano donó una de ellas que había estado en la batalla de Ayohuma a la Argentina y actualmente se exhibe en el Museo Histórico Nacional. Podría ser la que Belgrano hizo flamear por primera vez a orillas del Río Paraná en 1812.
La otra se exhibe como reliquia histórica en la Casa de la Libertad en Sucre (Capital de Bolivia), junto a un retrato del prócer y de Cornelio Saavedra Presidente de la Primera Junta de Gobierno, quien había nacido en Potosí. También hay óleos de la batalla de Suipacha, ganada por los patriotas y otro donde Belgrano hizo jurar la bandera a su ejército.
En las fotografías que acompañan esta publicación se ve arriba a la izquierda, la bandera que se exhibe en la Casa de la Libertad en Bolivia. A la derecha la donada a la Argentina y que fue restaurada entre 2007-2009. Abajo la capilla de Titirí en Bolivia donde estuvieron 72 años guardadas.
(Aporte de Dante Ramos)

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top