LAS RETENCIONES Y LOS PERVERSOS DE SIEMPRE

Por Ricardo Luis Mascheroni -docente-

Los grandes medios de deformación periodística, aliados a toda la oligarquía antipatriótica, han anunciado a grandes titulares, que el “campo” comienza un paro, aparentemente, en disconformidad con el aumento de las retenciones.

                Sin dejar de reconocer que la mentira y la manipulación constante, atrapan a muchos incautos, que se identifican con un poder y una perversidad que desconocen, los que por distintas razones terminan defendiendo a sus verdugos históricos, desgarrándose sus vestiduras ante la “injusticia” del gobierno.

                Lo que todos deben entender, aunque no sea fácil de difundir por la cartelización mediática, es que el autodenominado “campo”, es un grupúsculo concentrado de productores, minoritario, pero con gran poder de fuego económico y comunicacional, que desde siempre ha atentado contra la Nación y la democracia.

                Ese “campo” que presiona, corta rutas, amenaza y hace paros, ha sido la columna civil de las dictaduras militares, y nada tiene en común con el resto de los argentinos.

                El mismo está integrado por la vieja y residual oligarquía terrateniente, que sumó a sus huestes a banqueros, la patria contratista, embajadas, grupo multinacionales, y funcionarios adeptos a los gobiernos neoliberales y demás sectores antinacionales, que tildan de populistas a todos los gobiernos que intentan mejorar la situación general del pueblo.

                Dicen que Juan Galiffi, más conocido como Chicho Grande o el Al Capone de Rosario, se lamentaba: “me dicen mafioso a mí, que soy un hombre de negocios, los mafiosos, están en la Sociedad Rural y el Jockey Club, ya que son en este país, los únicos que ponen y sacan presidentes” y han poblado los ministerios y reparticiones en todos los gobiernos de facto.

                Es necesario entender que la guerra iniciada por dichos sectores, no es por unos puntos más o menos de retenciones, es una disputa de poder político, tendiente a condicionar y debilitar a un gobierno recién asumido y que se emparenta con la negociación de los fondos de la deuda externa.

                Fuga de divisas, paraísos fiscales, buitres, evasión impositiva, aportes en negro al macrismo, trabajadores precarizados, prepotencia, autoritarismo y absoluto desprecio a la democracia y la Constitución, son un cóctel demasiado poderoso, que quieren seguir bebiendo aunque millones de argentinos se mueran de hambre.

                Siempre lo han hecho y no tienen por qué resignarse ahora.

LA VERDAD DE LAS MEDIDAS IMPLEMENTADAS:

                Ya dijimos que la disputa no es meramente económica, pero para que Ud. tenga más elementos de análisis, es pertinente que aclaremos en qué consisten las medidas, así podrá cada uno decidir sobre las conveniencias o no de las mismas.

                Es verdad que el Congreso votó en su momento la actualización de las retenciones a la soja y sus derivados y que como consecuencia de esa decisión se sube un 3% a las mismas.

                Pero por el decreto 230/20 se rebaja las retenciones de 22 productos, y otros 20 no tendrán cambios. Los cultivos que se benefician por la baja del derecho de exportación son: harina de maíz, arvejas, porotos, garbanzos y lentejas (bajan de 9 a 5 por ciento); maní (12 a 7 por ciento); harina de trigo (9 a 7 por ciento); girasol (12 a 7 por ciento), girasol confitero y aceite de girasol (12 a 5 por ciento).

                Además bajan los derechos de exportación al maíz pisingallo, que se usa para pochoclo (9 a 5 por ciento); arroz paddy (12 a 6 por ciento); y arroz pulido (9 a 5 por ciento).

                Por su parte, la suba del impuesto a la soja es acompañada por un esquema de compensaciones que beneficiará a 42.406 unidades productivas, el 74 por ciento de los productores. Sólo afrontarán el aumento 14.884 grandes productores, el 26 por ciento del total, que concentran el 77 por ciento de la producción.

                Lo decidido por el gobierno beneficia a las economías regionales y a los pequeños y medianos productores, ya que obtienen una compensación para el caso que no superen las 1.000  toneladas en la campaña anterior.

                El beneficio, alcanzará al 74,2% del total de productores, unos 42.406, por lo que los que producen hasta 100 toneladas, tributarán una retención del 21%; entre 100 y 200, el 24%; entre 201 y 300, el 27%; entre 301 y 400, el 28%; entre 401 y 500, 29%; y el 30% entre 501 y 1.000 toneladas.

                Sin perjuicio de lo expuesto, tenga presente que tanto el Papa, en su encíclica Laudato Si, dice: «Dios ha dado la tierra a todo el género humano para que ella sustente a todos sus habitantes, sin excluir a nadie ni privilegiar a ninguno».

                Y Karl Marx en el libro III del Capital, afirmaba : “Ni siquiera toda una sociedad, una nación, o es más, todas las sociedades contemporáneas reunidas son propietarias de la tierra. Sólo son sus posesoras, sus usufructuarias, y deben legarla, como boni  patres familias, a las generaciones venideras.”

                Por último les pido que antes de defender al “campo”, se informen, piensen y no crean en todo lo que se les dice, porque si escupimos para arriba nos puede caer en la cara.

Ricardo Luis Mascheroni – docente

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top