PÁ QUÉ MÁS…

Por Jorge Álvarez

Estuve  con Perón, con Fangio , con Maradona…pá qué má, dirían los venezolanos. Hablé, los escuché, los observé, los medité. Estuve en vivo con un pedazo de historia argentina. Que encontré como denominador en los tres?: la humildad de los grandes! Hay que verlo, hay que vivirlo, hay que disfrutarlo. Lección de vida de tres monstruos: la humildad. La sencillez. Un carisma especial que bajaban de dioses a humanos. Y ahí, si antes tenías admiración ahora despertaban afecto. Un afecto entrañable que los hacía más grandes aún.

Los argentinos, con esa soberbia que nos caracteriza, nunca supieron valorar lo que teníamos. Uno rompió todos los límites y como estrella fugaz salió disparado al universo transformándose en figura imposible de explicar. Conocido, querido, admirado en todos los confines del planeta.

La palabra “Maradona” salva vidas. Tengo muchos relatos donde eso fué así.

“Argentina…Maradona!” devolvía la sonrisa, la confianza, al extranjero que había increpado antes de mala gana al viajero. Pero en Argentina muchos  lo criticaban, insultaban. Le buscaban la quinta pata al gato para juzgar a ese chico pobre salido de Villa Firorito al que le exigían se comportara como Borges. Y Diego mostró ser el Borges de Fiorito. Sus frase originales dichas desde el corazón, con sinceridad y si miedos, pegaban en la cara de quienes las escuchaban congelados. Siempre ubicado de un lado claro político ideológico. Los gorilas detestaban sus tatuajes del Che, su relación con Fidel, Chávez, Evo,  pero Diego sin ser político, tenía claro  que significaba ése lugar. “Diego es un Dío per noi” nos decían los napolitanos, un pueblo que encontró la alegría en la figura de ése argentino que dibujaba con la pelota en el juego más popular del mundo, un sinnúmero de malabares que dejaba pasmados a los entusiastas de todos los países del mundo que lo veían por televisión o en algún estadio cargado de electrizante energía conseguida cuando aparecía ese simple genio que frotaba su lámpara para deleite de un público felíz.

Argentina tuvo suerte, aunque muchos no lo acepten ni se den cuenta…hubo una vez un hombre, que hizo ,entre otras cosas, al menos saber que era eso en el mundo ,llamado: “Argentina”

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top