UNA VERDADERA MUJER MEDICINA…

No es aquella que hace temazcales,

No es aquella que hace círculos de mujeres,

No es aquella que sabe leer el tarot,

Tampoco es aquella que es danzante,

Ni la que trabaja el útero.

No, tampoco es la que canaliza seres,

Tampoco la que trabaja con plantas de poder.

La que sabe el arte de la herbolaria y las velas.

Ni la que ha hecho varios cursos de Yoga.

La verdadera mujer medicina,

es aquella que sabe su valor.

Que conoce su dignidad.

Que es coherente y congruente con el trabajo que hace.

Antes de acercarte a una mujer medicina,

mírale la vida, observa sus actos, y sus acciones.

Su palabra siempre será dulce y sus brazos siempre guardarán calor.

Se ha olvidado de los rencores, y toma cada experiencia como un aprendizaje, jamas se expresa mal de nadie, aunque le hayan causado un dolor

muy grande en el alma, guardará con amor cada experiencia.

Sentirá cada emoción, sin guárdala, lo afrontará,

sabrá que lo que está sintiendo es dolor, irá,

decepción, odio, envidia, esas emociones las va

ha transformar en sentimientos.

Eso realmente la convierte en una curandera.

Una mujer libre.

Begin typing your search term above and press enter to search. Press ESC to cancel.

Back To Top